No hay dificultad que pueda rendirnos cuando se ama la vida

Fotografía de etf, tomada hoy Playa San Juan (Alicante)


 07 agosto 2022

– Salí al Paseo a recorrer mis obligados y terapéuticos 400 metros y mientras me abrazaba a uno de mis vegetales favoritos («la Gorda», mi palmera del ayer), oí a mi espalda una dulce voz que me daba los buenos días. 

– Me volví, me agarré del manillar de mi *Ferrari sin motor (al cual abandoné mientras abrazaba a «La Gorda») y ahí estaba ante mí esa voz hecha mujer. 

– Era una joven y atractiva mujer de ojos claros, pelo rubio y largo, de unos cuarenta y tantos años, sonriente y sin dejar de prestarme una atrayente atención y muy sonriente, me dijo: «Disculpe, me sorprendió su actitud ¿Ama usted a ese árbol, tanto como para tener que abrazarlo?»

– Yo no podía dejar de mirarla y me quedé sin palabras ¿cómo podía esa linda muchacha estarme hablando de modo tan abierto y tan descaradamente atractiva y atrayente?

– Finalmente, como si me hubiera dado un par de bofetadas en la cara para reaccionar, le dije: «Amar, sentir, abrazar a los árboles son como un reflejo del alma».

– Ella sonrió, fijó su mirada en mis ojos, pero como si estuviera hurgando en los espejos de mi propia alma y a modo de despedida me dijo: «Tiene que ser usted un buen hombre, mi Madre (señalando a una bella y veterana mujer de, más o menos, mi edad que tenía a unos pasos tras ella) siempre dice que todas las personas que aman a los árboles y a la naturaleza son siempre buenas personas. Seguro que usted es de esos hombres que todavía regalan flores».

– Ella, siempre sonriente, no esperó mi respuesta (yo seguí embobado) arrancó su silla de ruedas motorizada-e, y se dio la vuelta mientras levantaba su mano diestra en señal de despedida. Su Madre, manteniéndose a unos discretos dos pasos de ella, la siguió.

– Yo me quedé de pie observando cómo se alejaba aquel ángel hacia su mundo y lo hice pensando en que vivir es un lujo y que agradecer lo que tenemos (olvidándonos de lo que nos falta) es algo que casi siempre se nos olvida. 

– Hoy aprendí, nuevamente, que no hay dificultad que pueda rendirnos cuando se ama la vida y esta (la vida) te ofrece lo que puede darte, el día a día como un día más.

*Mi Ferrari sin motor

@etarragó



Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.