La liturgia diaria, mi rosario, mi misa, la gata de la capitana, el cura, el niño de la campanilla y …

05 marzo 2021

-Seguramente me tendré que volver a hacerme Cristiano practicante, en otro caso no se como podremos soportar este aislamiento con que la cruel COVID-19 nos deja sin poder ver, ni abrazar a nietos, hijos y amigos. Ir al rosario de las ocho es una necesidad que se está convirtiendo en pócima vital. Allí podré rezar como DM.

-Y me fui a las ocho a mi Rosario de las ocho, a mi Misa de nueve y, luego, a mi tertulia con mi Párroco, Doña Virtudes y las lindas y muy soportables viudas de mis caprichos veniales de las mañanas de un un mundo irreal.. Hubo pastas, mistela y café, hasta el chico que le da a la campanilla para eso de sentarse o ponerse de pie durante la misa, se trajo un pedazo de coca amb tonyna que me dejó como si me hubiera tomado un litro de agua de mar. ¡XD! qué sed me entró.

-Ah, hablamos de política, pero en plan «lai» y es que donde hay mujeres, todo es una delicia. Políticamente puede que haya dos, pero España, sí, solo hay una, la que tenemos y debiéramos tener siempre… mujeres al poder..

-La capitana del Rosario y que también lee parte del Evangelio en la Misa de las nueve, se apartó unos segundos atendiendo una llamada de teléfono. Volvió hecha un mar de lágrimas, no puede evitarlo, le abrí mis brazos y allá se vino toda ella y su pena … y sus lágrimas … y su rimel. La mascarilla quedó para cambiarla y la capitana, muy afectada, pues su pena era que le acababan de comunicar que su gata Felisa había muerto atropellada por un autobús, en la misma Avenida de Cataluña. Al final, tras dos o tres tensos cortos minutos de apreturas veniales, nos separamos y fue el cura el que me cogió del brazo y me dijo: «Enrique, eres un buen hombre, pero te pasas de afectuoso». Lo entendí enseguida, al confesionario de cabeza.

-Luego, el cura acompañó a la capitana a su velorio, y yo me fui al Ateneo a llorar la pena vivida y a sosegar mi sed, pues tenía ganas de beberme una fuente. La dichosa coca del niño de la campanilla casi me mata.

etarrago – etfreixes – Perfil de Gravatar

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La liturgia diaria, mi rosario, mi misa, la gata de la capitana, el cura, el niño de la campanilla y …

  1. No creo que Dios nos castigue por tener ganas de demostrar nuestra afectividad, somo seres sociales y necesitamos de esos afectos que ahora nos tienen vedados porque quizá no caigamos enfermos, pero podemos terminar medio locos. Tendríamos que hacernos practicantes de muchas cosas que también están en el Evangelio y que no las prohibe el estado de alarma para nada. Un abrazo ya de sábado.

    Le gusta a 1 persona

    • Tienes razón amiga Paz. Solo nos acordamos de aquellas cosas que nos conviene recordar.
      Somos pecadores recalcitrantes. No obstante y para salvar el honor de los pecadores, diré que este tiempo nos está desfigurando el ánimo … y la moral, querida amiga.
      Un abrazo muy fuerte de sábado.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.