Enamorada de un viejo setentón

14 abril 2020

-Ella estaba enamorada de él y él, siendo un viejo para ella, le gustaba la idea de sentirse amado.

-A la vez él le mandaba peligrosos aunque inocentes, mensajes de complicidad sin más intención que mantenerse en el juego al alza de su muy favorecido ego.

-“Déjame que te quiera” – escribía ella, que linda eres – le contestaba él.

-“¿No hay más? – escribía ella, sigues siendo una linda y joven niña – escribía él.

-Ella no cesaba en su intento vano de conseguir una declaración bidireccional, pero él seguía estando muy a gusto con su papel de viejo querido.

-Mientras, él aumentaba su, últimamente, muy baja autoestima por encima del techo soportable a cierta edad.

-Ambos casados desde tiempo ah, no se daban cuenta de su inoportuno juego, cuyo desenlace quedó truncado con la aparición de la dichosa Pandemia china.

-Él, finalmente cree que debe tomar una decisión para que la ola no se convierta en un Tsunami, pues este juego ya empieza a no serlo. Pero solo lo cree.

-¿Qué hará él? ¿Creerá que ella le toma el pelo y se está burlando de él? ¿O dejará que ella le siga queriendo para mantener viva la fe en si mismo?

-¿Insistirá ella en esa atrevida persecución y entrega para conseguir el amor de él? ¿O tomará otro tipo de iniciativas de mayor alcance, atrevimiento y peligrosidad?

-Llegado a este punto y para no cerrar en falso este curioso y amoroso acontecimiento, recordé aquel bello y encendido poema de Sabines que puede dar explicación a este enorme cuento tan real como que el dichoso virus se ha empeñado en querer bailar conmigo y lo conseguirá, dice mi neumóloga, antes de que salga a pasear tras mi larga y previsible cuarentena, la noche del Roscón/2021 …

Codiciada, prohibida,
cercana estás, a un paso, hechicera.
Te ofreces con los ojos al que pasa,
al que te mira, madura, derramante,
al que pide tu cuerpo como una tumba.
Joven maligna, virgen,

encendida, cerrada,
te estoy viendo y amando,
tu sangre alborotada,

tu cabeza girando y ascendiendo,
tu cuerpo horizontal sobre las uvas y el humo.
Eres perfecta, deseada.

http://es.gravatar.com/etfreixes

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Enamorada de un viejo setentón

  1. 💭
    Cuantas cosa podrían pasar…
    Me quedo entonces con la interpretación de Sabines.
    Cosas del amor y del virus!
    Un abrazote Enrique querido!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .