San Valentín, la niña de Isabel, el mal de males y el Conde Orgaz

El entierro del Conde Orgaz

14 febrero 2020

– “Enrique, no me toques las pelotas con eso de que hoy es el día de los enamorados ¿Vale? calladito estás más guapo” – Me dice Pepe, el de Utrera.

– Hoy es día de enamorados, lo sé, pero no es bueno irlo predicando cuando uno se acerca a tomar café de madrugada, (a las 07:45 h), en el Ateneo de nuestros amores, cuando la mayoría de los allí yacentes o son viudos o divorciados o cosas peores.

– Pero hoy el tema estaba centrado en la niña de Isabel, la hermana mayor de Leonor, niña que tendrá cuasi 60, le han diagnosticado lo peor de lo peor de los males de esta era.

– Isabelita, que así se llama la sesentañera niña, estaba con su “¿Por qué a mí?” y aún peor era que la Leonor, la tía de la niña, para mayor mal de la niña, no paraba de llorar, cosa que, sin duda, no alegraba el día a la niña, ni a nadie que con el mismo mal vea a su alrededor a toda esa gente de buena fe que no paran de soltar lágrimas en señal de … “Niña, lloro por que sé que te mueres”.

– Pero lo mejor de ese momentazo matutino, dejando al margen que, cuando oí a la niña su discurso, el café se me derramó en todo mi pantalón marrón clarito, lo cual sumado al grito que tuve que soltar, pues estaba recién salido de máquina, decía que lo mejor sucedió con lo que nos soltó por su linda boca y expresión de ángel caído del cielo la “niña”, la cual, por cierto, lucía pierna, falda corta y una blusa blanca de esas que hacen dudar que el Dios que conocemos sea justo, y que fue, más o menos, como un discurso de Fin de Año de alguien que se va a ir a vivir a Cuba el año próximo:

“Chicos, no os tenéis que preocupar por mí, yo soy feliz, tengo a mi marido, mis hijos y mis neo-nietos, que no paran de preocuparse por mí. Hay esperanzas de curación, dicen que es de solo un tres por ciento, pero yo pienso agarrarme a ese número tres con todo el amor que tengo por todos los que me rodean a diario. Sólo he venido a acompañar a mi tía y a mi Madre hasta aquí, con vosotros, para que dejen de pensar en mí. Mi marido y yo, solos, nos vamos de crucero a dar la vuelta al mundo y solo Dios dirá cuando volveremos. Pasadlo bien, pero cuidar de este par de plañideras que con vosotros seguro estarán bien y confortadas. Os quiero y lo sé porque dice mi tía que sois estupendos … ¡¡¡Nos vemos!!!”

– Se fue la “niña” y aquello se convirtió en una réplica del cuadro del entierro del Conde Orgaz y yo pensé … tan duros que parecemos a veces esos hombres y mujeres con tanta  experiencia, forjados en la escasez y la desdicha de los cuarenta, supervivientes de mil batallas, pero,  a nuestra edad, que blandos somos cuando podemos oler o tocar, la muerte tan de cerca por muy bella, cercana o lejana, que ella, (la muerte), nos parezca.

http://es.gravatar.com/etfreixes

Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .