El Hombre de las Hamacas

07 septiembre 2017

– Recuerdo que cuando llevaba una vida profesional intensa, muy intensa, 5000 km al mes en coche y a toda marcha, llevando el control presencial de hasta seis provincias y complaciendo a mi querido jefe en Azca, la vida se me hacia corta, muy corta y las largas noches eran de sudor, trabajo y lo que sea o lo que fuere que no es lo mismo aunque lo parezca.

– Pero cuando me entraba la “depre”, lógica por esas fechas del Boom Inmobiliario 95/05, que era cuando el mundo del ladrillo se vendía hasta sin cocer, es decir se vendía toda casa que pusieras en un papel, sin necesidad de fabricarla, se vendía sobre plano, pero entonces cuando el bajón se ponía “interesante”, yo buscaba mis refugios.

– Uno de ellos, quizás el mas querido, era sentarme encima del muro de la Playa de Las Arenas y mirando al mar me ponía a ver la dura labor que ejercía ese hombre que, sin parar, solo lo hacía para pitillear un purito, se pasaba las horas de aquí para  allá, por toda la playa próxima, mas negro que  un tizón, repartiendo hamacas, sonriendo a todo el mundo y hasta cantando sin parar. Cara altiva, gorrito de rallas azules y blancas y cara de estar mas feliz que un ocho. Yo, en aquellos momentos, le admiraba, quería sentirme como él, libre, sin jefes, sin responsabilidades importantes, sin problemas, sin, sin … sin nada por lo que tener miedo a que saliera mal.

– Luego la vida me enseñó que esos ratos no se deben repetir en exceso y, especialmente, con ansias de victimizarte, pero que a mi me resultaron hermosos y muy aleccionadores. Pasar de la luz a la oscuridad, a veces, es solo cuestión de segundos, es como hacer  puenting sin cuerda.

.

– Si podéis, no dejéis de hacerlo, sentaros a ver pasar la vida sencilla, las cosas sencillas y los trabajos mas sencillos, a mi me sirvió siempre, es muy aleccionador, te das cuenta que hay vida mas allá de solo lo tuyo.



Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Hombre de las Hamacas

  1. Buenos días. Esos segundos que es lo que dura lo efímero, lo perecedero, lo fugaz y que quisiéramos congelar. Pero no es posible, tal vez para que los deseemos más. Y en eso debemos estar cuando todo pasa tan de prisa. Feliz jueves.

    Me gusta

  2. Así es, amiga. Muy deprisa.
    Feliz Jueves, Paz.

    Le gusta a 1 persona

  3. La vida pasa muy deprisa… Hay que intentar saborearla en cada momento…
    Un abrazo

    Me gusta

  4. Ese es un buen consejo, Ildefonso … me apunto a ello.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .