Ese día en el que algo de mi murió con él

16 agosto 2017

– Enric, despierta, es domingo, Papá nos lleva al Cinerama del Paralelo.

– Esos domingos de fútbol en Sarriá.

–  Esas tardes de radio en los domingos de dulce felicidad a su amparo.

– Esas largas mañanas de domingo de Playa, caravana en la carretera eterna y de calor africano hasta llegar a Sitges, al Garraf o a la Barceloneta de mis amores.

– Esos helados de vainilla hechos a mano con esa  heladera de manivela y mucho hielo picado … todo un arte paternal ahora ignorado aunque nunca olvidado.

– Esas misas en “La bella iglesia de El Pino”.

– Ese enséñame y cuéntame, todo Papá que tu sabes mucho …

– Ese sentimiento inalcanzable al abrazarme a Él en esas noches de pavor, sueños horribles y cama mojada de mi más tierna infancia.

– Esas educativas charlas en las cenas de familia …

– Ese Papá siempre trabajando, pluriempleado, cansado, agotado, ese hombre feliz, ese hombre que lo dio siempre todo por nosotros, por todos los suyos … esos abrazos al despedir el día y dejarme en el sueño.

– Ese bendito hombre, un héroe más de los de su generación, un maldito día como hoy, hace ya veintinueve años, me dejó huérfano de Él … ese día creí que una importante parte de mi murió con Él … me dejó sin avisarme, sin queja alguna, sin reproche ninguno, sólo dejó su querer y el “ese no sé si se sintió lo bastante querido” … esa fue mi pena y mi castigo por haberlo puesto en el cajón de los inmortales, en ése donde se guardan las cosas que quieres, pero que las dejas ahí, para adorarlas ese maldito día en que por fin la vida, tu vida, te deja o te da tiempo para ello.    Ese día llegó, pero ya era tarde, nunca me perdonaré no habérselo dicho una y mil veces más y a su tiempo. No tuve tiempo de decirle mi adiós, mi adiós Papá siempre te quise y siempre te querré.

.

enriquetarragófreixes



Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Ese día en el que algo de mi murió con él

  1. Del corazón!!
    👌 abrazos

    Le gusta a 2 personas

  2. icástico dijo:

    Esa memoria privilegiada que tienes y con la que construyes tan entrañables homenajes. Un abrazo

    Le gusta a 3 personas

    • etarrago y etfreixes dijo:

      La verdad, amigo Icástico, es que empiezo a tener una edad en que no estoy seguro de si la verdad que recuerdo es la que fue o la que quiero recordar. Tengo una gran facilidad para recordar tan solo lo bueno, pero en este caso, por mis Padres, sigue en mi una fiel devoción que se irá y seguirá conmigo hasta el final.
      Un abrazo, amigo.

      Le gusta a 2 personas

  3. Cuantos recuerdos comparto contigo salvando dos cosas, el lugar geográfico y la suerte, por lo que creo adivinar, de haber tenido a tu padre hasta una cierta edad contigo. El mío igualmente se fue sin avisar y demasiado joven. No te culpes de nada, seguro que le dijiste todo lo que sentías y si no fue así en algún lugar y algún día seguro se lo podrás decir. Solo un hijo como tú puede escribir algo así y hacerlo con la grandeza que lo haces. Feliz tarde.

    Le gusta a 3 personas

  4. Javi B. dijo:

    Es una suerte, que los que tenemos no apreciamos los suficiente, el compartir gran parte de nuestra vida con nuestros padres. Por desgracia, en cualquier caso, la gente que apreciamos, al igual que nosotros mismos algún día, acaba yéndose y muchas veces sin poder decir ni adiós. El milagro o la tragedia de esta vida, que debería hacernos valorar mucho más lo que tenemos. Aunque no sea así ni de lejos.

    Gran memoria la tuya, Enrique.

    Un fuerte abrazo y precioso homenaje.

    Le gusta a 2 personas

  5. Pingback: Elige vivir … interconexiones | Mi cajón de sastre-e – @etarrago

  6. Enrique, te entiendo, ese dolor de no haber dicho todo lo que se siente por un ser amado y que se haya ido antes de decirlo, pero uno siempre piensa que hay tiempo y no, no siempre lo hay.
    Pero seguramente sí le hiciste saber y sentir cuánto lo amabas. Y si no, se lo estás diciendo ahorita, él lo sabrá.

    Abrazos tristes de luz

    Le gusta a 1 persona

  7. Amigo, que tristeza… cuando perdemos a esos seres tan amados, un trozo de nosotros muere para siempre. Yo perdí a mi padre hace 35 años y a mi madre hace dos años y medio. Cuando murió mi padre yo era una cría, me dolió tanto que tomé decisiones muy equivocadas que después me pasarom la factura durante toda mi vida, pero la muerte de mi madre me ha destrozado, y no es que no lo supere, esque no tengo alma para superarlo, ni fuerzas para soportarlo. Eramos ella y yo, yo y ella. Pasa el tiempo y cada día la extraño más y no existe ni un momento del día en el que no piense en ella. Supongo que no todos somos iguales, pero eso del muerto al hoyo y el vivo al bollo para mí no vale, gente que vive conmigo no me saben comprender y cada día me siento peor. Amigo, me encantaría no ser como soy. Me llegó al corazón tu sentimiento y lo entiendo. Besos a tu alma cercanos desde la distancia.

    Le gusta a 1 persona

    • etarrago y etfreixes dijo:

      Ese dolor que rezuma por todos los poros de tu alma son tan evidentes como visibles, amiga Mar … me emociona leerte y me emociono escribiendo este tipo de bloguerías … sí, me siento cerca de tu sentir.
      Un abrazo y mucho ánimo, amiga.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s