Mi querida hija, el día que me veas vieja, te pido por favor que…

10410751_10206305337927115_3338446934911825186_n

20 diciembre 2016

Seguramente, la mayoría de vosotros, ya la habréis leído, y os habrán llamado panolis o cosas así porque se os han puesto lo ojillos de cristal. Pero aunque mil veces la haya leído, esa carta, siempre que lo hago en días especiales, como los que se avecinan, me acuerdo mucho de ellos. Por ello y por ellos, la voy a copiar aquí, creo que otra vez. A mi me sirve:

CARTA DE UNA MADRE PARA UN HIJA:

Mi querida hija, el día que me veas vieja, te pido por favor que tengas paciencia, pero sobre todo trata de entenderme. Si cuando hablamos, repito lo mismo mil veces, no me interrumpas para decirme “eso ya me lo contaste” solamente escúchame por favor. Y recordar los tiempos en que eras niña y yo te leía la misma historia, noche tras noche hasta que te quedabas dormida. Cuando no me quiera bañar, no me regañes y por favor no trates de avergonzarme, solamente recuerda las veces que yo tuve que perseguirte con miles de excusas para que te bañaras cuando eras niña. Cuando veas mi ignorancia ante la nueva tecnología, dame el tiempo necesario para aprender, y por favor no hagas esos ojos ni esas caras de desesperada. Recuerda mi querida, que yo te enseñé a hacer muchas cosas como comer apropiadamente, vestirte y peinarte por ti misma y como confrontar y lidiar con la vida. El día que notes que me estoy volviendo vieja, por favor, ten paciencia conmigo y sobre todo trata de entenderme. Si ocasionalmente pierdo la memoria o el hilo de la conversación, dame el tiempo necesario para recordar y si no puedo, no te pongas nerviosa, impaciente o arrogante. Solamente ten presente en tu corazón que lo más importante para mí es estar contigo y que me escuches. Y cuando mis cansadas y viejas piernas, no me dejen caminar como antes, dame tu mano, de la misma manera que yo te las ofrecí cuando diste tus primero pasos. Cuando estos días vengan, no te debes sentir triste o incompetente de verme así, sólo te pido que estés conmigo, que trates de entenderme y ayudarme mientras llego al final de mi vida con amor. Y con gran cariño por el regalo de tiempo y vida, que tuvimos la dicha de compartir juntas, te lo agradeceré. Con una enorme sonrisa y con el inmenso amor que siempre te he tenido, sólo quiero decirte que te amo, mi querida hija.




enriquetarragófreixes



Anuncios

Acerca de etarrago

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Mi querida hija, el día que me veas vieja, te pido por favor que…

  1. La Rubia dijo:

    No la conocía Muy bonita

    Le gusta a 1 persona

  2. Emoción a raudales. Y aunque no se escriba los gestos de una madre siempre delatan. Y en mi caso particular mi padre posiblemente me escribiría esto y más. Era adoración lo que tenía conmigo. Tanto uno como otro es bueno que estén siempre con nosotros. Es el amor más desinteresado. Buena noche.

    Le gusta a 1 persona

    • etarrago dijo:

      Lo curioso, amiga ecdm, es que esas notas las he ido encontrando entre las hojas de los viejos y numerosos libros que de Ella heredé. Tenía Ella esa costumbre, dejar notas entre los libros. Yo viví, por cuestiones profesionales,alejado 550 km de la casa de mi Madre durante sus últimos 14 años.

      Me gusta

  3. Aquienle dijo:

    Cuanta razón,vivimos demasiado deprisa,no damos tiempo al tiempo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s