Confundir felicidad con éxito | Las Cosas de Enrique #etarrago

 
La belleza de lo antiguo … tocar sus paredes es …
 
 
03 octubre 2016
 
Don Limpio, que es como le llaman a José, (que no José), no se distingue por ser muy limpio pues su origen Huertano le hace seguir vistiendo y oliendo, como un verdadero veterano del campo que lo fue hasta que dejó el terreno y la hacienda por falta de resultados económicos, tanto fue así que ninguno de sus hijos, todos con carrera, se negaron a heredar esa huerta pues su vida, hoy, estaba en otra parte … en otro mundo. 
 
Hoy Don Limpio, que es calvo como una bombilla desde que nació, sigue con su sombrero calado hasta las cejas, viudo desde hace tres años y abandonado a su suerte, (a su pensión y a sus pocos ahorros), vive en una caseta que dentro del terreno que fue suyo y que el Banco no pudo embargar pues en el título de propiedad no estaba clara su titularidad. Sus hijos viven dos en Madrid y una en Lisboa, ejerciendo sus distintas profesiones y Jose, hoy, vive feliz pensando que pronto llega la Navidad y que se reunirá con todos sus hijos en la casa de Las Rozas de uno de uno de ellos – que es cirujano de éxito – y aunque perderá su libertad por unos días pues le harán vestir bien, ducharse a conciencia y, eso sí, comer en la cocina, verá a sus cinco nietos que, aunque le llamen Señor a él le suena a un … “te quiero abuelo de la gente pija, pijo” – según me dice siempre que lo veo. Sus hijos aprovecharán su reencuentro anual con su progenitor para pedirle, tímidamente, ese poco efusivo … “Padre, vente a vivir con nosotros” … y él llorará por el hecho de que se lo pidan los tres a la vez aunque sea tan falso su deseo como su propia vida, (la de los tres hijos ignorando su origen, tanto como a ese pobre y rudo viejo, aunque fuera él – el viejo – con su esfuerzo, el que los hizo llegar hasta donde están), y él, (el viejo), será feliz ignorándolo, pues le bastará con saber que les dio todo lo que el no tuvo, aunque ignore, también, si en su vida mas íntima son felices o no.
 
Jose, el Don Limpio de la Huerta, vive en soledad pero es feliz, se sienta en su mesa, tan solo como vive, mientras la “maña”, esa barista preciosa, una bella sesentona que luce cuerpo y alma de ángel sirviendo cafés, bocadillos de panceta y copas, y que va por las mesas pidiendo una invitación para él, para José, que él, (el Don Limpio), siempre cambia por un licor Murciano de nombre inrecordable. Él, copa en mano, sombrero de ala ancha calado hasta las orejas y caliqueño apagado en boca, forman parte de ese rincón del fondo del Ateneo Murciano de mis amores que para sí el mismo Goya hubiera querido ver para crear una de sus obras para mostrar una evidente, real y cruda realidad de una generación que no ha tenido tiempo para vivir … una generación a la que nunca nadie le ha agradecido, ni nunca nadie lo hará, su innegable esfuerzo. 
 
Quizás una a de las grandes carencias de la Sociedad vigente, al margen de confundir la belleza con la delgadez extrema,  es su error a la hora de confundir, también,  la felicidad con el éxito … y el éxito con el peculio.
 
 
 
Enviado desde S6+Edge




enriquetarragófreixes

 

 

 

Origen: Confundir felicidad con éxito | Las Cosas de Enrique #etarrago

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Confundir felicidad con éxito | Las Cosas de Enrique #etarrago

  1. neofreemind dijo:

    Asi es. La felicidad no llena furgonetas de mudanzas.

    Le gusta a 2 personas

  2. Mariano dijo:

    Se confunde felicidad con éxito porque muchas personas viven (muchos hemos vivido) buscando la felicidad fuera de nosotros: el éxito también es algo externo.
    La felicidad es algo que debemos buscar en nuestro interior. Don Limpio la halló sin conciencia de haberla buscado, pero tal vez no supo enseñar esa sabiduría a sus hijos, una lástima.
    Me ha gustado mucho esta pintura tan bella de la vida de una persona que, de existir, necesitaba que alguien lo inmortalice.

    Le gusta a 1 persona

    • etarrago dijo:

      Si internet cumple sus expectativas y la estupidez humana no acaba con ella, con la Red, quedará aquí inmortalizado Mariano.
      La profundidad de tu comentario me obliga a reflexionar.
      Feliz tarde

      Le gusta a 1 persona

  3. Stella dijo:

    Muchos confunden la felicidad, más que con el éxito con el dinero. El todo se compra o se consigue.
    Para Don Limpio ..Para él los tres tiempos y los dos movimientos. Merecedor de los latidos de un corazón inmenso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s