La Felicidad, la suerte … y eso de saber buscarla

30 septiembre 2016

Los olvidados paseos por la Playa, los viajes en el tranvía, los domingos comiendo en cualquier restaurante de montaña, eso de quitarme el bañador a 40 metros de la arena y mostrar en alto el bañador, esos vermuts de berberechos con una Damm en la plaza de Puigcerdá, ese pavor matinal a que tu flamante 600-E no arrancara esa mañana del ahora ignorado y frío invierno barcelonés, esas plegarias de mi niño implorando eso de que  “no me dejéis solo aquí en la guardería” en su primer día de colegio en el 77, ese escuchar si tu amado equipo de fútbol había ganado o perdido su partido del domingo, ese saber contestarle a tu jefe que no te importaba ser desplazado a cualquier destino si eso suponía un reto profesional, ese querer luchar por una vida mejor para ti y para los tuyos … ay, sí, ese perfecto ayer que para mi lo fue, no lo cambio, (ni lo olvido), por este hoy que todos los bien nacidos debemos agradecerle a ella, a la vida, que es capaz de sabernos poner en situación de ser felices en cada condición y en cada edad.

La vida, en cualquier condición, es una bendición … saber aprovecharla, quizás sea cosa de cada uno o quizás, también, de la suerte, aunque ésta, la suerte, sea, demasiadas veces, cuestión de saber buscarla.

 

enriquetarragófreixes

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Felicidad, la suerte … y eso de saber buscarla

  1. María dijo:

    Estoy de acuerdo contigo, Enrique. La vida es un regalo. Que no siempre es fácil ¡seguro! pero los retos también nos hacen crecer. Y en definitiva, eso es vivir. Luchar, reír, sufrir, compartir, amar y tantísimas cosas más.
    Besetes de fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    • etarrago dijo:

      Gracias mi olvidada amiga María … me gustaría tener seis manos y dos cabezas, como los discos duros, uno para guardar todo aquello que ya no recuerdo y el otro … el otro, vaya, ya no me acuerdo para qué lo quiero.
      Feliz tarde, María

      Le gusta a 1 persona

      • María dijo:

        Deja, deja, con una cabeza y dos manos ya esta bien. Y si algo se nos olvida, pues ya recordaremos cualquier otra cosa. Lo importante es el cariño que sentimos y a partir de ahí, siempre seguirá la conversación.
        Feliz tarde, Enrique.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s