Son amores … | Las Cosas de Enrique #etarrago

22 septiembre 2016
 
Y me encontré con Matías … mil años después:
 
“Era una de esas noches en las que harto de programas de tv sobre absurdos adivinadores del futuro feliz y de ruletas de la suerte imposible, decidí dar una vuelta por el mundo de la noche, aunque fueran, ya, más de la una de la madrugada. No tenía sueño, y la soledad que tanto me aprisionaba desde que mi primera mujer me dejó por uno de esos picapleitos que ligan con toda falda que se mueve a su alrededor en cualquier oficina del mundo, me llevó hasta ese local que está lleno de chicas amables en la carretera que sube al Montgó y allí la descubrí, Enrique. Era una chica de Chelsea que llegó a este país para un intercambio vacacional en el 68 y se quedó, sí, se quedó embarazada del cabrón del padre del chaval con el que se intercambió y éste la mandó al mundo de la noche donde él, (el cabrón), tenía unos cuantos locales de ocio, llámese karaoke o bares de carretera con luces de colores. Era ya el año 73 cuando la conocí y desde el primer momento me enamoré de ella perdidamente. Un día y otro día detrás de ella hizo que ella me conociera mejor y que empezara a confiar en mi, tanto que hasta me hizo conocer a su hijo. Lo curioso es que nunca me acosté con ella hasta que nos casamos un año después, aunque yo nunca tuve claro si ella lo hizo con otros mientras duró mi noviazgo nocturno con ella. La Empresa me mandó a Argelia a dirigir unas importantes obras hidráulicas en el 74 y allí estuvimos seis largos años. Luego en el 82 me destinaron a Londres, precisamente, para el desarrollo y construcción de las sedes de las oficinas de una importante sociedad de crédito y allí acabó nuestro idilio dos años después. Ella se reencontró con su gente, la perdonaron y hasta hizo que su hijo, que ya tenía quince años, fuera reconocido por sus abuelos y por todas sus amistades pues ella, dado el alto nivel de vida que mostrábamos, empezó a ser alguien en su antiguo mundo y comenzó a presentarse como una triunfadora en lugar de una golfa pervertida como la tenía catalogada todo su ancestral y juvenil entorno. Dinero te da poder, ya sabes.
 
Un antiguo novio juvenil le mostró otros poderes ocultos que, seguramente, yo no tenía y se la llevó … se la llevó a Ámsterdam a un Congreso de Médicos y allí se quedó con él, (con el de los ocultos poderes), pues montaron allí una especie de oficina para la recreación del mundo de los sentidos por culpa de las sustancias y su negativo efecto para la salud social y les fue bien mientras les duró. 
 
Ahora, Enrique, el problema que tengo es que ella, más de treinta años después de que me dejó, me ha dicho que quiere morirse a mi lado. Sabe que tengo mi vida en Torrevieja y después de algún forcejeo semántico por culpa de un casual reencuentro a través del  Facebook, me ha dicho que quiere morir a mi lado pues soy el único hombre que de verdad la quiso”.
 
– ¿Y tú qué vas a hacer, Matias? 
 
– Pues yo he decidido quererla y … hoy mismo la recojo en El Altet a las doce, que es cuando llega su vuelo. Mi vida ha sido un deshecho desde que me dejó … nunca dejé de quererla. He venido a verte porque me han dicho que estarías por aquí … y quería verte, para mi eras todo un ejemplo a seguir entonces y, por lo que me cuentan, también ahora. Me gustaría creer que te gustó mi historia … házmelo saber.
 
Lloramos sin que se nos notara, nos abrazamos y hasta desarrollamos eso que se llama una risa histérica … pero me alegró mucho ver a Matías … la vida, cuanto más larga es, más te enseña. La pregunta de hoy tendrá que ver con él: ¿Tiene una  justificación racional, siempre, nuestra actitud ante la fuerza de los sentimientos?  
 
Os dejo con el problema y con la solución … Feliz día, amigos.
Enviado desde S6+Edge 


enriquetarragófreixes

 

Origen: Son amores … | Las Cosas de Enrique #etarrago

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Son amores … | Las Cosas de Enrique #etarrago

  1. Stella dijo:

    “El corazón tiene razones que la razón no entiende”.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s