Conformismo vital de toda una mujer | Las Cosas de Enrique #etarrago

16 septiembre 2016
 
Y me encontré con Pastora, esa cordobesa simpática, buena conversadora y aun mejor persona y sentándose en mi mesa me arenga de modo privado y como solo ella sabe hacerlo, firme pero dulce, serio, pero brillante, como su misma cara refleja:
 
Enrique, no estoy de acuerdo contigo cuando dices eso de los viejos aún vivientes o algo así, no, no todos somos así. Yo vivo, como tú insinúas siempre, esclavizada por mis dos hijas, es decir, llevo sus niños al colegio, les limpio la casa, recojo los niños del colegio les doy de comer y los vuelvo a llevar al colegio y eso lo hago todos los días. Además los viernes noche y sábados noche me quedo con mis cuatro nietos para que ellas puedan salir a cenar o a divertirse por ahí y todo eso lo hago muy a gusto ya que así me sigo sintiendo útil y querida.  ¿Que dónde está mi marido? Pues mi marido sale por la mañana de casa se viene aquí o a saber donde pues unos días dice que se va a pescar y otros que se va a comer con los de su quinta o a jugar al dominó con quien sea, es decir, apenas lo veo. No aguanta la TV y solo ve fútbol y telediarios en su despacho y yo, pues tampoco tengo mucho que decirle. Él, mi marido, es un hombre que ha trabajado mucho y ahora quiere vivir su jubilación haciendo lo que le de la gana y para mi, para nosotros, nos dedicamos el domingo completo a hacer cosas juntos … vamos a pasear, a comer y a veces al cine a comer palomitas pues dice que eso siempre le apeteció y nunca lo hizo. Claro que muchos domingos y para enfado de él, de mi marido, vienen las niñas a comer con toda su troupe y ese día no nos habla apenas. En fin, Enrique, no hables en nombre de todos esos viejos aún vivientes de los que a veces hablas en tu Blog como si fuéramos todos unos mártires, no, a algunos y a algunas, nos gusta vivir así, llámale si quieres esclavitud pero no es así, para muchos es una necesidad, llámale un conformismo muy vital, necesariamente vital, querido amigo. Ah, y no te lo tomes mal, es solo un desahogo.”
 
Y Pastora con su graciosa y fina figura se marchó dándose un gracioso y contorneante paseo hasta la puerta del Ateneo, mientras al grito de “adiós chicos” parecía una diva saludando a sus followers. Toda una mujer.
 .
 :
Enviado desde S6+Edge


enriquetarragófreixes

 

Origen: Conformismo vital de toda una mujer | Las Cosas de Enrique #etarrago

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conformismo vital de toda una mujer | Las Cosas de Enrique #etarrago

  1. Pingback: Qué es una grosería? | Esas pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s