Lina y Arturo … ¿Un falso, incomprendido y necesario amor?

Marlene Dietrich
 .
28 octubre  20015      –      01 septiembre 2016
 .
El estaba ahí, tenso, expectante, sin hablar con nadie … Arturo parecía una estatua de sal; blanco como la leche, cuerpo erguido, como si esperase a alguien; no hacía más que mirar hacia la puerta y apenas escuchaba nada de lo que le decía … ¿Arturo, te pasa algo? ¿Esperas a alguien? – preguntas baldías, el no estaba ahí,  frente a mi, café humeante ante él y con una enorme tensión que llegaba a la risa si me ponía yo entre sus ojos y la puerta pues él se iba moviendo hacia uno u otro lado con tal de no perder la visión de la entrada. Loli lo despertó de su letargo cenital con un golpe de vaso contra la mesa al depositar mi agua de Vichy y le dice muy coquetamente y en tono socarrón  … “Sí  vendrá Arturo, no te preocupes, a mi me dijo que vendría y ella nunca faltó a cita alguna y menos cuando hay negocio de por medio” – Arturo la miró, a la Loli, con cara de enfado y mientras ella se alejaba me miró y me dijo: “Esta mujer es tan grosera cómo indiscreta. No sabe lo que habla. Ella siempre me quiso. Solo una decisión equivocada de sus padres, que la obligaron a casarse con un estúpido y acaudalado empresario del calzado, frustró nuestra relación y nuestro amor“.
 .
De pronto, la puerta del Ateneo se abrió muy despacio y tras ella apareció la mujer más elegante y bella que nadie podría imaginar que jamás entrara en un lugar como aquel. La bella mostró una actitud titubeante, como si buscara a alguien … ¿Arturo? – ¿Lina? – Ambos se acercaron, se miraron … y se fundieron en un largo abrazo que captó la sorprendida y placentera mirada de todos los jóvenes veteranos del café de madrugada. Se sentaron, se cogieron de las manos, ante lo cuál,  yo, discretamente, me fui hacia la barra, dejando a los rejuvenecidos e incipientes  setentones colgados en la gloria de su ansiado y feliz  reencuentro. Al sentarme en el taburete de la esquina izquierda, siempre izquierda aunque de acolchado azul, me puse a observarlos y a pensar en lo bello que puede ser vivir alguna intensa emoción a cualquier edad … pero el día y la escena, no estaba, al parecer, para que fuera un preludio de dicha completa para mi. Se me acercó la Loli y soltando sus semiocultos y voluminosos 120 de pechera sobre la barra y frente a mi, me dijo: “Esta tía es una loba, Enrique, dejó al pobre Arturo hace cincuenta años para casarse con el hijo de un rico empresario,  politicastro del franquismo reinante, algo mayor que ella, al que nunca quiso y al que nunca fue fiel. Se hicieron ricos, muy ricos, pues el marido se hizo político y concejal de urbanismo en la sombra de un pueblo en erupción urbanística. Ella, mientras su marido multiplicaba la fortuna familiar, se dedicaba a la vida social. Era conocida como la Duquesa Alegre del Vinalopó por su amor a las fiestas privadas en las fincas de los ricos del Llano y ahora que, por fin, su muy corneado marido ha muerto, hace escasamente un año, me llama, recordando nuestras viejas conquistas comunes del ayer, para saber de Arturo … una tía con clase, Enrique, seguro, pero Arturo no se merece esto“.
 .
La Loli y sus dos insinuantes 120 se fueron a la otra punta de la barra a atender a unos guiris amantes de lo antiguo y yo me quedé pensando en que razón nos mueve a los humanos en ver la realidad en su versión más cruel cuando lo que verdaderamente debiera prevalecer en nosotros es tan sólo ver lo positivo de cada momento … de cada instante ¿Tan difícil es soñar? … luego estuve observando, procurando no ser visto, a Lina y a Arturo y me emocioné al verlos tan involucrados en vivir ese momento … su momento … momentos para envidiar.
.
 
Enviado desde Note 4
 .

 

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Lina y Arturo … ¿Un falso, incomprendido y necesario amor?

  1. bestasalvaxe dijo:

    Los sueños no tienen parlamentos de una sola persona, por eso no se cumplen casi nunca.

    Le gusta a 1 persona

  2. No sé si seré capaz de desgranar tu último párrafo que has expuesto de forma magistral, como casi todo lo que escribes. Lo difícil no es soñar. Lo complicado es dejar “aparcados” los prejuicios, los estereotipos y los convencionalismos. Se deja la felicidad a un lado sin vivir esos momentos que son los que valen la pena. El “carpe diem” tan nombrado hoy está bastante devaluado. Buen día.

    Le gusta a 1 persona

    • etarrago dijo:

      No lo hubiera definido yo de mejor manera, ecdm, de alguna manera eso que deseas es, justamente, una parte importante de mis sueños, de mis deseos.
      Feliz noche.

      Me gusta

  3. ¡Qué historia, Enrique! Los sueños, sueños son…O no. 😀
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • etarrago dijo:

      Así es, querida Gema. Los sueños forman ya una importante parte de mi vida y, especialmente, son alimento aún más importante para lo que me queda.
      Feliz noche y un honor verte por aquí

      Le gusta a 1 persona

  4. icástico dijo:

    Un sueño sin esquirlas, Comme il faut…

    Le gusta a 1 persona

  5. Stella dijo:

    Hay momentos que valen una vida.
    Ese encuentro pude ser uno de ellos.
    Buenas noches de martes.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s