Viva el Woodstock/69 de nuestros recuerdos

 
………………… Woodstock 1969 (400.000 personas)
19 agosto 2015
Al grito de siempre nos quedará Woodstock, apuraba su último carajillo de El Mono, (anís que solo se sirve a “nostálgicos con clase”), nuestro inefable exsindicalista Pepe, el cual rezuma triunfalismo Podemita desde que se descolgó de su PCE de toda la vida. Ahora, como siempre, es totalitarista y crítico,  pues él nunca esgrime conformidad con nada. …. Estaba exultante y no sabía por qué.
 
Con los blablabá de fondo, el inevitable ruido de la tv de canal indeterminado y la aburrida conversación de las mesas del entorno, surgió, de pronto, una voz angelical desde un cuerpo indescifrable al contraluz de la luminosidad de la puerta de entrada … ¿Oigan, pueden indicarme si está aquí Pepe Leningrado? … era una mujer bellísima,  quizás tuviera unos setenta pero un cuerpo envidiable. Esgrimía una larga pero coqueta minifalda y un porte extremadamente elegante y moderno. Un corte de pelo vintage y un verbo afrancesado la hacían extraordinariamente atractiva. A eso que … y sin que nadie pudiera quitar ojo de las formas de la bella aparición femenina del día,  Pepe, ese aparente y vulgar sindicalista retirado de todo menos de sus ideales y de su inconformismo radical, se levantó de su silla en el rincón de los pesados y olvidados nostálgicos del mejor ayer, y fue corriendo hasta la barra y se fundió, tras un corto titubeo, con la chica de verbo afrancesado, en un largo abrazo que concluyó con otro largo y apasionado beso morrudo que hizo que todos los viejos veteranos del Ateneo,  puestos en pié,  acabáramos aplaudiendo cual el final de acto de una ópera de La Caballé. Pepe, aturdido, miró al tendido y dijo con voz tímida y concluyente … nos conocimos en el 69 … cerca de NY … fue el amor de mi vida … y, a continuación y de modo espontáneo, siguieron los emocionados y hasta cachondos manifiestos de cariño ante el olvidado sindicalista,  de los impávidos socios del Ateneo de mis madrugadas, ávidos de emociones y alharacas como nadie, pues Pepe era hoy su ídolo … como no, la fama solo se consigue con éxitos y Pepe, hoy, era el rey del mambo.
 
Más tarde, una vez asumido y reprimido el calentón emocional,  comprendí el mensaje inicial de Pepe cuando me habló de Woodstock … comprendí que había quedado con ella, que la estaba esperando … comprendí que revivir las emociones del ayer no es algo baladí  … comprendí que para muchos el ayer pueda serlo todo o casi todo … La vida es dura,  claro, pero a veces te agradece haber estado con ella plenamente y te lo recuerda. Un abrazo, Pepe … yo también te quiero … Viva el Woodstock/69 de nuestros recuerdos, aunque yo siempre fui más de ese mayo parisino del 68, en cualquier caso … ¡¡Viva nuestro ayer!!
Enviado desde Note 4

 



Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Viva el Woodstock/69 de nuestros recuerdos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s