El peligro del pelo púbico perdido

Mujeres-Sexy-Lingerie-Hot-ropa-de-dormir-de-encaje-camisa-de-dormir-negro-traje-gafas-mujeres

12 agosto 2015         2013-2009

Música angelical al fondo, voz aún mas celestial, como si no fuera de este mundo, flotante sinfonía informando que la cosa bucal va fenomenal y dando instrucciones a la Directora de Clínica, sobre determinadas y pequeñas reparaciones que habrá que efectuar, para seguir mordiendo con normalidad.

Ese era el escenario donde ayer me movía oyendo a mi querida Odontóloga. Creo que soy el único “sufridor”, en este mundo, que le gusta ir a La Clínica Dental.

Pero puesto en faena la Directora de la Clínica, mientras balanceaba mis mofletes y mis bonitos y propios dientes, (por qué no decirlo), aspirador acuoso en el lateral de la boca, como si estuvieras “Lelo”, foco en cara y espada dental en mano, entonces me contó una historia digna de contar, por lo ejemplarizante que resulta su contenido.

Veréis: Cuenta que mientras remienda las piezas bucales de los clientes, ella tiene por costumbre “abroncar” dulcemente la falta de higiene del “sentado”, si es el caso, por ejemplo:

Aquí hay un trozo de jamón del desayuno”,

Allá hay un trocito de pollo asado de la cena”, etc.

La idea es hacérselo pasar mínimamente mal al “sucio bucal” allí yacente y así incentivar el culto a la limpieza bucal mas extrema.

Bueno, pues resulta que un día haciéndole la “bronquibroma” de rigor a un determinado cliente que la tenía ciertamente limpia, me refiero a la boca, le encontró un pelo púbico atrapado entre la pieza 45 y 46 y ella, La Directora “abroncadora”, le dijo, iniciando la extracción del pelo público con las pinzas delatoras … ¿qué hemos comido hoy?,

y al parecer, el “sentado”, y con cara de gran satisfacción dijo; No, si no he comido nada, vengo directamente de la oficina …

Pero el problema fue que, justo cuando terminaba su frase el ínclito y “precipitado abroncado” se desmayó, en un claro ataque de pánico, al ver, con brazo en alto, a La Directora Dental con su trofeo entre las pinzas y con un socarrón … ¿Es rubio?

No sé si se murió el descubierto dental, pero este cuento, que al menos a mi me lo contaron como real, resulta doblemente aleccionador, ¿verdad? … o sea, …:

No lo hagas en la oficina antes de ir al dentista, o bien no te precipites al hablar.

Los Blogs de Enrique 
(Cliquea sobre cualquier cuadro para ir a la web)


 image   image   image
image   image   image

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El peligro del pelo púbico perdido

  1. Zuri Aguirre dijo:

    Jejeje. Buen día Enrique

    Le gusta a 1 persona

  2. lurda55 dijo:

    :-). Que soponcio, no….jajaja

    Le gusta a 1 persona

  3. Yvonne dijo:

    Jijiji, qué relato más gracioso. Lo que no te contaron, Enrique, es que se desmayó el paciente porque era el marido de la dentista!!😄

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s