Qué es Domingo? ¿Y qué?

13 abril 2014
 
La cola de las verduras de los domingos es un lugar imprescindible para poder estar al día de como se encuentra la hija de Pedro, la mujer de Juan, de cuál va a ser el futuro de la economía patria en los próximos meses y hasta de las nuevas y ya poco originales, infidelidades de Antoine,  pero lo peor es que hay muchos de los de la cola que cuando les dices que te vas, porque es domingo y porque te esperan tus nietos, ponen cara de sorpresa y hasta, algunos, se atreven a decir en tono tontuno: ¿Hoy es domingo? …
 
Me da miedo ver cuanta gente hay que les da lo mismo que sea domingo o martes. Nadie les espera. No sé,  quisiera creer que exagero, pero,  no obstante, me preocupa. Antes, en esos mensajes apostólicos, de la hipócrita verdad de la era, se decía: “Ponga un pobre en su mesa y será usted feliz“. Ahora yo me atrevería a pedir; “Ponga a uno de esos viejos familiares en su vida y lo hará feliz
 
Enviado de Samsung Mobile Note III



 
Las Cosas de Enrique #etarrago 
Enrique en Twitter
Enrique en Pinterest
Enrique TF en Google+
http://vozme.com/text2voice.php?lang=es


Quizás también le interese:


Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Qué es Domingo? ¿Y qué?

  1. Antoni dijo:

    Amigo Enrique, se puede interpretar de varias maneras, aunque estés en paro o jubilado, el domingo no deja de ser familiar por tradición ya que uno puede pasar de que es domingo, pero alomejor es el día que tu hija te endiña el nieto y ya te ha jodio el día, o no?
    SAlud

    Me gusta

  2. hljorge dijo:

    Cuanta melancolía sin remedio.
    Cuando yo era chico nadie estaba solo. Al atardecer muchos vecinos salían a tomar mate en la vereda. Nos prestabamos cosas, nos ayudabamos. En las fiestas se salía a saludar a los vecinos y se abría una sidra por cada visita que llegaba…
    Nos fuimos encerrando. Y los más débiles quedaron a merced del azar en estos tiempos despiadados.

    Me gusta

    • etarrago dijo:

      Yo también añoro, amigo hljorge, esa camaradería que existía entre vecinos, con las puertas abiertas de los portales, con sillas en la calle e improvisadas meriendas y/o cenas a la fresca. Las cosas, para bien o para mal, han cambiado mucho ahora es más fácil decirle a tu nieto que baje a cenar por medio de un guasap que echándole voces.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s