Isidoro: Ese inexplicable fruto de una noche de amor

07 agosto 2013      –      07 agosto 2016
Le vi esta mañana, sentado en la barra, estaba hablando con la Loli. Isidoro, que así se llama ese inexplicable fruto de una noche de amor, que a sus 53, tiene casi todos los males dialécticos que se les puede conocer a los humanos, quiero decir, esos males que mucha gente tiene, pero que siempre perduran y nunca acaban rematando al enfermo, como pregona y anuncia el portador de turno del repetido discurso de la farándula cafetuliana y carajillera de las madrugadas de mi vida. No hay tío con un carajillo en mano, a eso de las siete y cuarto de la mañana, que no te cuente “lo suyo” con saña y con una insufrible halitosis bien dirigida a tu faz, dejando ese conocido y refrescante, olorcito a Anís del Mono. En mi tierra natal, en mis antesalas diarias al inicio de la jornada en las obras, en la Barcelona de los 70, siempre flotaba en la sala de recreo, (el bar de la Mariona del Paralelo), previo al duro ejercicio de “hacer obra”, ese olorcillo que hoy me ha traído Isidoro a la cara y a la memoria.


enriquetarragófreixes

Anuncios

Acerca de etarrago

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s