Espontáneo e inmaduro, arrepentimiento

07bfa-img-20140820-wa0004-735217

04 diciembre 2012                    22 noviembre, 2008           23 septiembre 2016

Dedicado a mi mejor amigo, (bueno, a uno de los cuatro)

Durante el fin de semana, a medida que avanza, nace en el fondo de nuestra alma un enorme arrepentimiento sobre nuestra forma de arreglar las necesidades vitamínicas. Un trocito de queso por aquí, unas papas fritas de la muerte chorreando aceite hasta los codos, por allá, que si un poquito de fuet y de jabuguitos que ha traído el nen de la tienda pija del Corty, unes olivetes mientras no llega la hora de cenar, “abre la lata de cacahué y pon unos poquitos en un platito”, un pan a la leña del “Jauja” que te mueres, “ponle uno huevos fritos poco hechos que parece que tu padre se ha quedado con hambre”, y para arreglarlo, un par de vasitos y medio de Rioja Alavesa del 96, heladitos mini y un panettonne con leche para vomitar. ……., y todo eso al ritmo musical del “va, si no pasa nada”, “por un día …..”, “mañana no comemos”, “¿un poquito mas de mayonesa?” y el final de siempre, ¿os habéis quedado con hambre? …., Pues no, no se si irme a confesar, directamente, o a tomarme tres dupalac activos de efecto rápido mezclados con una sobredosis de plantaben

Lo del arrepentimiento es solo al final de la fiesta, nunca antes, luego dirás que no adelgazas, me recuerda mi querida Maribel. Martes mañana y estoy en total acto de contrición.

Para que esto no pase, (a solicitud de un par de amigos que lo necesitan y me lo piden), voy a seguir dando algún consejo, que voy aprendiendo de mis asesores, que solo sirven, en este caso, para aquellos que tengan una verdadera necesidad de someterse al tormento que ello supone.

95560169

.
.
  • Comer sentado: algo que puede parecer muy normal y simple. Cuando comemos sentados tomamos conciencia de lo que comemos, se reduce la ingesta de toda la cantidad de alimentos que somos capaces de comer cuando comemos parados y vamos “picoteando” de un lado a otro.
  • Comer en plato chico: esto genera una sensación visual de que el plato está lleno, lo que influye en nuestro proceso de saciedad.
  • Apagar la TV, no usar el ordenador o escuchar la radio: comer prestando atención a lo que comemos, darnos cuenta de la cantidad, y el tipo de alimentos que estamos ingiriendo ayuda a que el cerebro disminuya el consumo.
  • Masticar bien: esto hace más fácil la digestión, y también hace que demoremos más en comer, lo que genera más saciedad.
  • Registrar lo que comemos: Este consejo tal vez sea sólo para quienes están siguiendo un plan de alimentación muy estricto. Llevar nota de los alimentos que fuimos consumiendo, en qué horario y cuánto, nos ayuda a tener más autocontrol.
.


enriquetarragófreixes

 

Anuncios

Acerca de etarrago

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s