La historia de un perrito de la calle

31 octubre 2012

Hoy toca copiar:

Fotos de Planeta consciente

La historia de un perrito de la calle

Este es un relato en representación de muchos perros desafortunados que fueron comprados por dueños irresponsables que no sintieron pena al abandonarlo en la calle. Tal vez no se han puesto a pensar, por todo lo que pasará ese pobre animalito abandonado a su suerte.


Estoy perdida, me siento sola. En la calle hay gente de buen corazón que me ve con tristeza 
y me da algo de comer pero el otro día me acerqué para saludar a unos niños y riéndose, me lanzaron piedras –compitieron para ver quién tenía mejor puntería.- Una de esas piedras me dio en el ojo y desde entonces ya no veo por él. Mi aspecto ha cambiado desde que me perdí. Ahora estoy más flaco, perdí mi ojo y la gente me saca a escobazos cuando quiero descansar debajo en una sombrita. Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar una calle por donde pasan muchos autos, uno me atropelló. Pensé por un momento que el señor me iba a recoger, pero solo me insulto por haberle dañado el carro y me dejó tendido en el asfalto . El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un jardín. Me siento morir. De repente escuché una voz que me hizo reaccionar. “Pobre perrito, mira cómo te han dejado” dijo una señora que me llevó a donde un señor con bata blanca. El señor muy conmovido, le dijo que estaba sufriendo mucho y que era mejor que me deje descansar. Como pude, moví mi rabo y lo miré agradeciéndole. Mientras quedaba dormido, pensaba por qué nadie me quiso si yo solo quería darles amor a las personas. Ojalá que otro perrito no pase por lo que yo pasé y que las personas se den cuenta que nosotros también tenemos sentimientos.

Ahora quiero narrarles , un caso real , lo que le sucedió a una perrita que tuvo la suerte de cruzarse con su ángel guardián, una chica de un gran corazón.

Una chica muy buena, recogió al perrito abandonado en la pista y muy angustiada, lo llevó a un veterinario. Ella no se conformó con la recomendación de este veterinario de hacerlo descansar y decidió buscar otra opinión. Francamente fue una gran decisión. El perrito tenía esperanza de vida y fue operado de una múltiple fractura de cadera y de fémur. No hay nada que el tiempo no cure.


Gracias a esa amorosa persona, ese perrito de la calle ahora puede correr y saltar y lo más importante, tiene un hogar muy cariñoso. Ella lo rebautizo como “Chapana”, por la dulzura de su mirada y por el color de su pelo.


Qué suerte tuve – ahora piensa Chapana- a pesar que me sentía morir, apareció ella y yo que pensaba que todas las personas eran malas. Pensé que nunca me iba a recuperar, lo más importante es que puedo contar lo vivido. Lo que sufrimos cuando estamos en la calle y lo que gozamos cuando hay personas tan buenas que nos cuidan. Espero que en este mundo haya más personas como mi nueva mamá y menos personas como los que me abandonaron a mi suerte.

LOS ANIMALES ME IMPORTAN
Pancho Cavero

.
 .


Acerca de etarrago - etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.