Una oración para un deseo irrenunciable

 

04 marzo 2012

A mi me gustaría que los domingos fueran días normales, si, quiero decir como aquellos domingos en los que la gente que nace en la misma casa se junta para recrearse en ello. En esa idea me instalé hace ya muchos años y en eso estoy. Pero, a veces, cuando miro a mi alrededor me doy cuenta que no se si todo el mundo sabe lo que es eso. Como cuando rezaba a mi Diosito cuando tenía algunos años menos, es decir, hace algo mas de medio siglo, ahora me pongo a rezar, como entonces: Deuset meu, no dejes que mi Papá y mi mamá, me dejen nunca.

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una oración para un deseo irrenunciable

  1. manuela lavayen dijo:

    que fea esa imagen y no tiene que ver con irrenunciable

    Me gusta

    • Enrique dijo:

      Lamento que no te guste Manuela, pero para mi, al menos, el derecho a la familia, a sentirla cerca, a quererla, me parece irrenunciable.
      La foto está aquí porque representa a esos mayores que aun sentimos deseos de rezar, fervientemente, a pesar de nuestra madurez
      Un abrazo y un placer verte por aquí.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s