Las relaciones generacionales

 

Gunnar Smoliansky - 1959 ¿Qué estarán mirando?:
Gunnar Smoliansky – 1959 ¿Qué estarán mirando?

11 julio 2011    –    11 julio 2016

Me pasó en los ochenta y no me importaba, ahora me pasa en los 2000, treinta años después y parece lo mismo. Mi niño jugaba al baloncesto por esos campos y colegios de dios, por toda la Provincia de Alicante. Veinte niños se juntaban, con sus respectivos entrenadores, a jugar su partido y allí, curiosamente, solo había una mal contada media docena de padres, o sea, tres parejas. Nunca lo entendí y ahora tampoco.

Ayer, cuando quise darme cuenta, había un hombre, que se parecía mucho a mi, que estaba metido en la piscina infantil jugando con ellos, tirándose agua con los niños por la cabeza y a todo el mundo, dando voces y metiéndose  con todo niño que se acercaba y al verlo me di cuenta que si, había algunos padres haciendo lo mismo, seguramente con menos teatralidad que ese doble que tenía yo en el agua, claro, pero abuelos no, esos no, allí no había ni uno. Igualmente vi solas  a muchas madres con niños de corta edad intentando controlar a sus “fieras”, pues es de todos sabido que los niños a ciertas edades no piensan una de buena y en las piscinas aún menos.  No entiendo como puedes tener un enano y no disfrutarlo a lo burro como hacen algunos  de esos, al parecer, “equivocados” padrazos y abuelazos que se lanzan a la torpe aventura de tomarles el pelo, hacerles reír y mantener viva la brasa familiar con ello. Qué lástima, ellos se lo pierden, pero lo peor es que los enanos también. Las relaciones generacionales son difíciles, claro, pero es una verdadera estupidez matarlas desde la “inrelación”. Esa actitud, la de la piscina, por ejemplo, no es un foco principal sobre las futuras desavenencias generacionales, pero seguro que es un síntoma, uno más, pero un síntoma de lo que va a pasar o eso creo, claro.

Enrique Tarragó Freixes – (etf-etc-etl)

Anuncios

Acerca de etarrago

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s