Tener un empleo y no haber trabajado nunca, qué pena.

 

08 julio 2011    –    08 julio 2016

Es cierto, pasas por allí y sin querer es como si pasaras por la casa de algún familiar al que hace ya mucho tiempo que no ves. Echar la vista atrás no es malo, ni siquiera es bueno, ni, tampoco, es inútil, pero si lo que ves te gusta es algo mucho más que eso, es algo que no sabes expresar. Volver a la calle donde nací, a la de la primera casa que viví cuando me casé, o a cualquier otro de esos lugares en los que has dejado una parte de tu vida aunque solo haya un trocito, a veces, me resulta tremendamente agradable.

Ayer pasé por la Gran Vía, Parque Avenidas, y una especie de agradable escalofrío recorrió mi espalda. Tuve la suerte de que un semáforo amigo se puso rojo y pude mirar sin riesgo, luego aparqué, sin apearme, en la misma Rotonda, frente al Asiático. Una rápida y feliz película de esos 2001/2006 pasó por mi imaginaria pantalla. Los pude ver a todos, a casi todos, me sentó bien, yo fui muy feliz en esos años con ellos y con esa dedicación.

Siempre que paso por alguna Casa en la que yo haya intervenido, bien de  Constructor o bien de Promotor, me paro siempre que puedo, es como si estuviera viendo a un hijo o a un amigo querido al que has abandonado a su suerte al llegar a su mayoría de edad. Es lo que tiene encariñarse con tu trabajo pues éste, el trabajo, es siempre muy agradecido, cuanto mas le das, mas te devuelve y no hablo de dinero, qué tampoco se desprecia, hablo de la felicidad que da haberlo disfrutado. Por eso, a veces, no puedo entender que la gente se aburra tanto, mirando el reloj, remoloneando para volver a empezar tras el bocadillo o haciendo cara de conmigo no va, como si de un maduro cajero de banca o de un antiguo portero de ambulatorio de la SS se tratara. Quizás una de las mayores desdichas de la gente es tener un empleo, algunos toda la vida, y no haber trabajado nunca, qué pena, ¿verdad? Mi Padre me decía: “Si has de ir a trabajar y no tienes mas remedio que hacerlo, pues procura disfrutarlo, si no te gusta el que te dan, búscate otro, pero no te aburras, ni te destruyas con él”, y yo nunca he entendido otra cosa.

Enrique Tarragó Freixes – (etf-etc-etl)

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s