Matar sin querer

1290294009_850215_0000000000_sumario_normal

22 noviembre 2010

Leíamos un artículo, esta mañana, sin mediar palabra, con el café en boca y la lengua áspera aún, recordándonos un  fin de semana de amor y pasión terrenal familiar impensable en la otra vida, (me refiero a la del trabajo), cuando al fin alguno, justo el que tenía echándome su halitosis  de Chinchón mal digerido en el cogote,  ha dicho: “Yo tuve suerte, iba con cuatro copas de más y bajando del Puerto La Cadena me salí recto en la curva de la Cruz y me quedé sin tres dedos del pié y mil huesos rotos. Estuve dos años de baja, perdí el empleo de Educación Física que tenía en el Ayuntamiento y mis padres no me echaron de casa, pero me di cuenta que los maté sin querer. Hace ya mas de treinta años, pero nunca se me ha olvidado

“Me piqué y caí por un barranco”


“Me dirigía a Segovia. En un adelantamiento, dos coches nos picamos y echamos a correr. Que si el mío es más rápido, que si el mío es mejor, que si no te dejo pasar, que si te cierro… Salí volando por un barranco y un árbol me frenó”. Aquel día, el 4 de noviembre de 2000, el cóctel de imprudencia y exceso de velocidad no solo precipitó por aquel terraplén la furgoneta de Lázaro Rodríguez: “Volaron mi vida y mis proyectos, se rompió mi futuro”. El otro conductor salió ileso.


enriquetarragófreixes

 

Anuncios

Acerca de etarrago y etfreixes

""Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta""" (Albert. Camus)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Matar sin querer

  1. argy dijo:

    >Poco se puede decir ante situaciones como estás que no esten dichas. Lamentable, triste, descorazonador.

    Me gusta

  2. >Y mucho más, argy, destrozan la vida de la familia.

    Me gusta

  3. ANTONIO M. dijo:

    >Los hechos hablan por si solos. Como dice el Salas en la radio: PONLE FRENO.

    Me gusta

  4. >AntonioM: Yo tuve un accidente, bastante importante, en el 93 y se de que va este tema. No fue velocidad, solamente, el diluvio universal se dio cita en la A7 a la altura de Gandía y me hice un redondo quedándome parado en sentido a la amrcha. El de atrás a mas de 140 me arrolló, me dejó sin sentido 25 mn y sin coche. Mi Scorpio-Forde me salvó la vida. Estuve dos meses sin conducir y acabé comprándome un Opel Frontera para no correr y para poder ser mas fuerte. No lo conseguí y al poco ya estaba igual que siempre: Estresado y a toda leche ……… y mucha suerte. Ahora conduzco como lo que soy ………….., no paso de 125 y no me duele que me adelanten, ya no tengo prisas ni estrés.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s