Tengo un tesoro

Paseante anónimo Calles de Playa San Juan – Alicante (etf)

02 agosto 2021

– Pensé que hoy, no habiendo salido el sol y habiendo refrescado el ambiente, debía darme una vuelta por algún lugar.

– Gente andando, gente mayor, todos con mascarilla y asustándose cuando ven acercarse a otro viejo, pues piensan que, seguro, es de esos que porta el coronavirus de modo asintomático y es posible que, además, sea el gran contagiador que andan buscando los rastreadores. Es como si fuera el mismo diablo. Se alejan de mí como fiera al fuego.

Plaza de España -Alicante – (etf)

– Me voy a lo que por aquí se llama, “cerca de la plaza de toros” y me siento en el bar de calle San Vicente que hacen un café que de bueno y de exprés, puedes estar siete días relamiéndote de su buen sabor y de no poder dormir en una semana.

– ¿Le pongo azúcar, señor?

– “No, gracias guapa, no, si has puesto tus ojos en él, no hará falta”

– La linda chica que sirvió ese negro café, me mira con cara del que ha visto a un político prometer una bajada de impuestos.

– Finalmente decido vagar en soledad por las solitarias calles del centro de la city y me siento en uno de los bancos del paseo. Me quedé un buen rato ahí, observando y observando todo lo que sucedía frente a mí. Abro mi cuaderno de notas y rebusco lecturas olvidadas y … encontré una que me viene como penalti a favor en el minuto 91 de un partido de fútbol perdido. Leía una frase de Gabriela Mistral que apunté, copiada de uno de sus libros, no hace mucho:

Tengo un día. Si lo sé aprovechar, tengo un tesoro.”

– Sentí que la suerte de vivir, sigue conmigo.

http://es.gravatar.com/etfreixes

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Adiós Elisa

27 julio 2021

– Tuve una premonición en el último pasaje de mi sueño madrugador de hoy. Al poner la mano en boca, sentí el aire liberador y descubrí que no se cumplió.

– A continuación tuve que despegar, me esperaban en el taller. Algo iba mal en las luces de mi viejo rockero.

– El rey de los motores me resolvió el problema, pero antes la directora de las relaciones con el exterior del taller pudo demostrarme cual es su función y su diploma de honor.

– Elisa, que así se llama la linda chica, me habló de vacunas, (ayer le pusieron la segunda dosis), de trabajo, (veinte felices años en ese concesionario), de su vida, (casa, sueldo y sin deudas), de sus amigos, y de muchas cosas más. Me puso un café expreso que ella sabe hacer de maravilla en una de esas infernales máquinas que hay allí en la bonita sala de espera a la que hay que hablarle, (a la máquina de los cafés), como si fuera un estudiante de Oxford. Una chica feliz.

– Estuvimos charlando y riendo sin parar en una agradable charla, tanto, que deseaba que el rey de los motores no reparara a mi viejo 7.

– Me hablaba de todo y de nada, estábamos absortos en el momento, pero al preguntarle por qué nunca me hablaba de su hombre, se hizo un gran silencio. Se puso muy seria, triste, y sus ojos enrojecieron. “No, Enrique, no tengo hombre, lo sé, nunca hablamos de ello. No lo hay, no, no hay hombre para mi. y seguramente no lo habrá nunca”. Me cogió de la mano, sonrió, se levantó y con un … “me necesitan, te dejo, dime adiós cuando te vayas”, salió huyendo.

– Me quedé un largo tiempo, (hasta que me llamaron para que recogiera el coche), y estuve pensando en Elisa en ese hombre que ya no espera o quizás ya lo tuvo y salió herida. Me llamaron y me levanté, al fondo, detrás del mostrador estaba ella, me quedé mirándola hasta que ella alzó la vista …. sonrió y me lanzó un gesticulante y silencioso adiós. Adiós Elisa, adiós mundo, mundo que cada vez entiendo menos…. adiós.

http://es.gravatar.com/etfreixes

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

El supermercado de la salud, el de la informática y el Click&Go.

El día prometía – Vistahermosa (Alicante city) – Foto etf
.

20 julio 2021

– Como si fuera una reiterada y ya aburrida, proclama independentista, dije que lo volvería a hacer y lo hice, me fui yo solo y mi X1, a por las cosas de la salud y de la informática casera.

– La rodilla parece recuperarse con el aquagym diario y ya tengo menos probabilidades de darme un batacazo al estilo de los que organizan el control de las pandemias de la COVID-19 en medio mundo.

– En el supermercado de la salud no hubo comentario alguno con nadie. La gente guarda distancia y están más acongojados que de costumbre pues saben que los contagios llegan, incluso, a los vacunados. Solo hubo un cariñoso … “HolaquetalEnrique” de una vecina a la que no se le conoce oficio alguno aunque siempre me la encuentro a las primeras horas del alba, aparcando su coche en el garaje, a la que siempre conviene ver bajar de su coche para darse cuenta que viene y no que va. Falda tubo cuero, escote hasta la cintura, taconazo del nueve y cara de haber dormido menos que el que le hacía los discursos a Fidel Castro. Una relación esquemática, sonrisa, cara de lobo de caperucita y unos sensuales “Buenos días, Ana … Buenos días, Enrique”, todos los días que bajo o bajaba al sótano camino del mundo.

– Entro en la tienda de la informática para los alumnos avanzados ex del PREU. Cojo mi ticket para el turno de espera que me expide una simpática máquina a la que solo le falta hablar y ponerme una Paulaner bien fría mientras espero.

– Cuando me toca, una simpática muchacha, (por fin un humano), me informa que la recogida de artículos comprados por internet ha cambiado y que debo ir a la pared del fondo donde hay unos buzones que deben abrirse con una clave que me habrán enviado por SMS. Al método nuevo se le llama Click&Go.

– Me voy al panel de los buzones y para no ser considerado un resto arqueológico medieval, hago uso de todos mis recursos de buen informático y de aún mejor exejecutivo multimedia, cuando descubro un panel digital en el lateral del panel de los buzones que a modo de caja fuerte de hotel, debe ser el lugar donde introducir la clave que llevo en el SMS que, efectivamente, recibí ayer del supermercado de la informática para gente diferente.

– Me acerco y como si lo hubiera hecho toda la vida. le doy a los números de la clave que llevo en el smartphone y… ¡¡¡Zas!!! Milagrosamente una de las ventanas de uno de los buzones, se abre como un resorte y con mucha fuerza, tanta que miedo me da que algún mirón no se haya llevado, ya, algún portazo de los informatizados buzones.

– Total el Click&Go funciona y hasta funciona de muy pura madre. No obstante, miedo me da pensar que en un futuro que quizás ya esté aquí, habrá que acostumbrarse a hablar con máquinas y solo con ellas y que estas, las máquinas, incluso puede que lleguen a votar y … ¿entonces qué?

 

http://es.gravatar.com/etfreixes

Publicado en Sin categoría | 7 comentarios

Dar y pedir

18 julio 2021

– Una abuela le dice a su nieto que le va a dar 50 € para que se compre un regalo para el día de su santo. El nieto le responde que con eso no tiene ni para un solo pantalón de deporte de la marca Nike.

– La abuela, sin soltar el billete, le dice al nieto: Mira, pedir cuando se tiene no está bien, pero pedir más de lo que te dan cuando nada te has ganado, es una impertinencia. Nada se pide, se gana. Apréndelo pronto, querido nieto.

– Y la abuela guardó el billete.

http://es.gravatar.com/etfreixes

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios