Hasta LMH, de todo

tumblr_inline_mha8xhz5AH1qz4rgp

19 noviembre 2019

– El Alcalde de la Villa de Murcia PPera de mis amores, en boca del director general de eso de las aguas que por ahí no hay, ni habrá – salvo cuando el mar, aunque sea menor y salada o con sabor a nítricos, sulfatos y otras especies de matar la tierra, coja altura por la decadente visión en defensa del clima, naturaleza y buenas artes que para mantener el medio ambiente se tiene por parte de esos “adorables” políticos que rigen el gobierno que atormenta a esa querida tierra – ha lanzado una bonita campaña en favor del agua del grifo en detrimento de la embotellada pues el agua de la Murcia querida que ofrece la red pública, vamos, es como si fuera a contarnos que el agua del grifo es agua que viene del mismo Aneto. A mi, como buen ciudadano, me ha dado por mandarle fotos de como tengo las tuberías de mi casa, los grifos y los desagües gracia a la cantidad de residuos calcáreos o a saber de que otro tipo son los que causan que cuando abro cualquier grifo o quito el tapón del desagüé de la bañera o el fregadero, se viene y se va, menos agua que la de las urinarias  micciones de un prostático en una noche de truenos ¿Querrán matarnos para que dejemos de llenar las colas de los centros de salud , los hospitales o para que dejemos de cobrar la pensión de jubilación? Parece una guasa, sí, pero a veces, quizás demasiadas, comienzo cruelmente a creer en ello.

– Me pasé hoy a mi otra vida, sí, ahora en la Playa de San Juan de mi querida Terreta y cuando voy, con una necesidad obligada y valiente, a eso de que me vacunen para la gripe que viene y que no paran de pedirme que lo haga por cualquier medio de comunicación local, mis queridos políticos regionales, voy y veo, de entrada, que la cola llega hasta la esquina. ¿? Pregunto: ¿Esta cola es para pedir cita previa al médico? – No, que va, eso lo hago por internet, (me dice una bella sesentañera de muy buen ver), ESTA COLA ES PARA PEDIR CITA PREVIA PARA LA VACUNA ANTIGRIPAL. Casi me desmayo, pero como la compañía era grata y yo no soy de Mislata, decidí quedarme. Cuarenta minutos después y ya en el mostrador, pido tímidamente mi cita para vacuna antigripal con un pero: “Por favor que sea el viernes a partir de las once” – La empleada del mostrador sanitario,  con cara de quererme dar dos hostias o algo parecido, me dice … ¿Está usted de broma?   pues mire aquí no estamos para cachondeos … y me dio para el cuatro de diciembre. Pensé que PPeros murcianos y Unidas Socialistas y Compromiseras alicantinas, por una vez estaban de acuerdo: ¡¡¡MATAR AL VIEJO, COÑO, QUE ES LA ÚNICA SALVACIÓN POSIBLE DE LOS PRESUPUESTOS DEL ESTADO!!!

– Más tarde … bueno, pasaron cosas de mejor ver y llevar, La Misa de once, el rosario con las viudas, comprar los tomates a la Ana Rosa y, desde luego, la tertulia del quiosco … ¿Qué haría yo sin ellas, sin mis tertulias? XD, ¿Mira que si se enteran los políticos dlc de que aquí lo pasamos bien y revivimos? – les dije yo a los chicos  y al momento, Pedro, el más ex rojo de todos va y me dice:  ¡¡¡No me jodas, Enrique, de esto ni piu a nadie, no seas cabrón que tú no te callas ni una y luego vienen y nos ponen un impuesto a la felicidad  o nos quitan la pensión para pagar asesores … no me jodas!!!

– Mañana, si se nos abre la persiana, intentaremos que haya más y mejores cosas que contar, hoy ya hemos quedado hasta lmh de todo.

http://es.gravatar.com/etfreixes

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Folleu, folleu, que el món s’acaba y eso de: ¡¡¡Abuelos, hoy nos pagáis vosotros las birras y los chuches!!!

artwork_images_3276168_224516_annie-leibovitz

Fotografía de Annie Leibovitz

18 noviembre 2019

Hoy dejaré de lado mi vida virtual, si, la dejaremos descansar un poco y nos dedicaremos a recordar como intenté ayer explicarle a mis enanos, sin éxito alguno, donde tienen ellos su Estatua de Colón y sus Golondrinas del precioso puerto de mi querida y añorada Barcelona, (como la quiero recordar en tiempos de mi feliz infancia), donde tienen las aburridas y bellas casas antiguas de su bello y majestuosa pedanía murciana, donde venden el pan insuperable del Jauja de La Alberca de mis amores, lugar donde puedes encontrarte a un viejo de mi edad que rezuma historia rural por todos los poros de su atropellado cuerpo, y si no, cuando ya las piernas se aflojan y después de comer con esa comida cocinada con sabor a cocina de pueblo al que aspira cualquier humano de mi edad … pues a repasar Sociales o Lectura … y a cantarle a la vida jugando con ellos y con Ella, lo que es, lo que somos y lo que, seguramente, aún difícilmente queremos o podremos, ser.

Me voy a mi paseo al frente más oportuno cuál es cualquier calle de mis cultos diarios, la Misa de 12, la verdulería, la panadería y el super de Vicente Rsmos,  y lo hago pues se escapa el tren de la vida emocional en el que se funden los recuerdos cercanos con los antiguos, ya sabéis, un domingo que veas pasar, domingo que te pierdes, por eso me gusta recordarlos … aunque ya no me acuerde, ni quiera acordarme de casi nada, especialmente, porque se me olvidó y por ello, con toda seguridad, me lo invento cuál viejo arrepentido y al punto de ser ignorado por un mundo que vive una existencia basada en la confusión que ofrece no saber diferenciar entre la fama ocasional y el éxito y entre el dinero fácil y la felicidad, donde eso de “guardar para cuando no haya”, es para ellos, mis admirados chicos de la salida del colegio para comprar chuches, ya, un reproche estúpido de viejos que no han sabido disfrutar de la vida que en su momento se les puso por delante sin que lo supieran aprovechar, ignorando, los muy crueles habitantes de este estúpido mundo vigente que eso muy valenciano de “Folleu, folleu, que el món s´acaba”, no es un modo de vida que ofrezca futuro alguno” y que lo que nosotros hicimos y hasta sufrimos, para que ellos puedan vivir y consumir, toda esa indecencia emocional y sarcásticamente inexplicable, en la que viven donde vive la vida hoy.

Según me dicen mis admirados y queridos alumnos del Instituto cercano al Ateneo, y grandes consumidores de chuches y cerveza, ante la pregunta de algunos viejos desequilibrados como lo son casi todos mis amigos:  …”que le den por el culo al que no lo entienda o no me lo pueda regalar, (se refería al smartphone, a la semanada para las noches de ocio y para sus bocadillos entre clases),  pues no es culpa nuestra que el mundo esté así, nosotros no lo hicimos, tío, sois vosotros los que tenéis que pedir perdón o por lo menos dejar que vivamos como nos merecemos, con libertad y con respeto por nuestra desgraciada condición de ser vuestros descendientes, sí, los abuelos del fracaso generacional, no supisteis criar y educar a vuestros hijos, ni aprendisteis a escoger a vuestros políticos, ¡Qué coño queréis que hagamos nosotros ahora!”.

Y con este festín emocional vivido hoy, en las calles de mi querida Playa San Juan, decidí mandar mis esfuerzos  de comprensión y educativos ocasionales, a una mejor vida, a la misma parte que esos niños nos mandaron, muy venerablemente, a todos los de la generación del PREU, no antes de no atender, faltaría más, la despedida del Capi del equipo de chicos del Insti cercano que lo hizo con un rápido, gracioso y “generoso”: ¡¡¡Abuelos, hoy nos pagáis vosotros las birras y los chuches!!!

N: De mis viejas notas en las RS

 

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

La esperanza es el sueño del hombre despierto

ihb-1064104_0x420

Fotografía de Ferdinando Scianna – Soledad

16 noviembre 2019

– Cada noche, varias veces, lucho contra no sé qué invisible cuerpo maligno que me persigue alocada y cruelmente, con arma letal en mano.

– Salto por los forjados de las obras en construcción, (siempre las mismas obras), huyendo del maligno bicho de forma salvaje, como si fuera yo un crío de veinte años.

– Una, dos y hasta tres veces huyo de él, pero justo cuando el horrible y maldito bicho, va a escribir mi final, un fuerte dolor en la zona prostática y en la muy maltratada vejiga, me salvan del sueño letal.

– Sudando, ojos de plato, pies en suelo y total oscuridad, voy a mi zona de recreo nocturno y relajo mi vejiga y mis tormentos.

– Pero esos tormentos se repiten cada noche a las dos, a las cinco y a las siete, tres malos sueños que consigo superar cada noche, con vida … de momento.

– Cuando lo cuento a mi gente más cercana descubro que ha sido una mala idea hacerlo: “El médico me mira con cara de hipocondríaco recalcitrante”; mi niña me dice que lo que estoy es muerto de miedo de que ese presagio se convierta en realidad”; y lo peor es que “mi amigo el cura-párroco de mis entretelas me dice, en su gran y oscura sabiduría, que esos sueños corresponderán, seguramente,  a un acto impuro que algún día cometí y del que nunca me confesé … – es tu conciencia, Enrique, que no te perdona – me dice el servidor de Dios” sin que pueda relacionar lo que dice con lo que pienso.

– Finalmente, tras un buen rato de asiento en mi banco de sentarse frente al mar, llego a una conclusión que Aristóteles tenía razón cuando dijo aquello de …”La esperanza es el sueño del hombre despierto”

– Mejor despierto así puedo conversar, embaucar y flirtear, con la Esperanza.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Vivir o esa bella sensación de saber hacerlo

танцоры на улице
14 noviembre 2019
 
Hay cosas que por muy rutinarias y sencillas, que  parezcan, forman parte de un rito esencial en la vida de las personas. Dar un beso de despedida a Ella a cualquier movimiento que suponga cruzar el umbral de la entrada; abrazar a ese amigo que enviudó el mes pasado y que aún no lo ha conseguido superar y que todos los días baja al quiosco de Antonio a comprarle el Diario Vasco aunque ella ya no esté; preguntarle  a Lola por su anciana madre que a sus 93 lucha contra un mal tratado cáncer de mama y que ella, la Lola, lleva tan mal como nadie quiere; sentarte en ese blanco y bajo muro junto a Cohonesto a esperar a ese pajarito caprichoso al que le traigo sus migas de pan que él come de mi mano como un manjar; tomar tu café casi de puchero en el Ateneo mientras escuchas las originales vanidades de unos y las tristezas de otros; sentarte en tu banco de madera en el Paseo de la Playa a escuchar el hoy rugiente batir de las olas contra una indefensa arena mientras confiesas ser feliz a pesar de tus “cosas”. 

Vivir la vida  es esa cosa que, siendo tan sencilla, a unos les parece un horror y/o un vicio a consumir sin sentir y a toda prisa, y a otros un regalo del que conviene aprovechar cualquiera de sus segundos.  Yo he aprendido a ser de los afortunados, sí, a ser del grupo de estos otros.


enriquetarragófreixes

 

 

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Agradecer la vida a diario

Contact-Photo-Fest-02
Imagen: Sebastião Salgado
 
13 noviembre 2019
 
Me despierto, abro los ojos y sin levantarme pongo una mano sobre el corazón y la otra debajo de la nariz. Respiro y el corazón late. Vivo … gracias vida.
Sé que agradecer la vida a diario puede parecer una tontería … ahora, a mi  no, la tontería sería no hacerlo.
 
 
.
 .

 

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

El demonio, el azar, la cruel incertidumbre y … Benedetti

tumblr_mw7w8c7FdQ1t1r3boo1_1280

Imagen: Jan Saudek

12 noviembre 2019

Me preguntaba un ser maligno  en una más de mis tormentosas noches de mi especial otoño, un trío de cosas ininteligibles para un mortal en decadencia cual pensaba él que pudiera ser mi caso y todo ello para seguir, inexorablemente, ir mejorando mi notable y más que probable y cercano,  ocaso:

  1. Veamos Enrique, tú que te crees tan listo … ¿Podrías decirme como se llama esa línea ondulada que se coloca encima de la Ñ para que se lea y suene como tal? … Virgulilla, le dije.
  2. Bueno, Enrique, has superado la primera prueba para no ser quemado en la hoguera de los impíos y de los que nunca han dicho la verdad cuando salen o salían de noche en un viaje de negocios. Veamos si sabes, también, esta respuesta: ¿Cuantos pitidos suenan en las señales horarias de las emisoras de radio al anunciar, precisamente, una nueva hora? … Seis, le dije.
  3. Bravo, Enrique, (me dijo el ser maldito que me acribilló con esas inesperadas preguntas), pero ahora tienes que ser menos listo y más sincero porque voy a lanzarte la última y definitiva pregunta: ¿Cómo se llama y quién escribió este bello, cruel y extraordinario, poema que aquí te dejo? …

¿Cuánto me queda?
¿siete? ¿diez? ¿quince setiembres?

¿le pregunto al azar
acaso porque sé
que el azar no responde?

y así y todo
el azar
¿es realmente un azar?

aún no he movido el rey
y la torre está quieta
o sea que hasta aquí
puedo enrocar mis riesgos

no instruí a mi reloj
para mañana
no hay por lo tanto garantía
de despertar a tiempo

por otra parte
sé proteger el sueño
con mis gastados párpados
de manera que puedo arrimarme soñando
a esa espléndida nada
nada prometedora

la misma nada en que se despeñaron
mis hermanos de siempre
también los bienvenidos
que un día se malfueron

entre otros mi padre con su asfixia
y su postrer mirada
de candoroso pánico

¿qué diferencia podrá haber
ahí en tan hueco enigma
entre las vidas transparentes
y las compactas de asco
entre los tiernos pechos
de la hermosa lujuria
y los verdugos con medallas?
¿habrá acabado la noticia?
¿terminado el pronóstico?
¿borrada la memoria?
¿degollado el futuro?
la sobornable amnesia
del imposible dios
¿será infinita?

¿tal vez la única igualdad posible
entre yo mismo y la inminente
carava de prójimos
será el no ser
el no existir?

¿nadie será ni más ni menos
inexistente que otros?
¿o por ventura o desventura
habrá tal vez un colmo
de oscura inexistencia?
¿una nada más nada
que las otras?

ante tan humillante incertidumbre
¿no sería mejor
confiar tan sólo en nuestras huellas
nuestro jadeo nuestro limo
en el amor que desentrañan
dos vértices de musgo
en los odios y los mitos que inventamos
en las palabras como norias
en las palabras como sueños?

antes que el indecente
rasero igualitario
del no pensar
el no existir
no amar
no disfrutar
no padecer
¿no será preferible
la sideral distancia
que separa
lo justo de lo injusto?

francamente me asquea
la rara vecindad de mi no ser
con el canalla ahora inexistente
mi próximo no prójimo
en el amplio vacío

¿cúanto me queda?
¿siete? ¿diez? ¿quince setiembres?

¿y qué es después de todo
eso que espera?

¿la noche interminable?
¿un sol sin atenuantes ni crepúsculos?
¿la calima tediosa?
¿la noche? ¿alguna noche?
¿la noche como muro?

lo cierto es que no tengo
con respecto a esa noche sin murciélagos
ninguna expectativa o esperanza

¿o será que la muerte
no es realmente mi noche predilecta?

le pregunto al azar
al mudo
sordo
ciego

le pregunto al azar
le pregunto al azar

desalentadamente
le pregunto al azar
que no responde

¿estará mudo sordo ciego?

¿o para nuestro escarnio
habrá muerto
el azar?

No quise contestarle, ni supe, Ni el azar ni Benedetti me hubieran dejado hacerlo ante tan abominable ser, que, como todos esos malvados e imaginarios seres que se me presentan desnudos y envueltos en fuego todas las noches, acaban despareciendo en el mismo instante en que me siento vivo.

Luego, ya despierto y vivo como un cangrejo en agua hirviendo y sin saber por qué, me desperté, pecho mojado, cara mojada y ojos como platos … supe que solo era un sueño, salté de la olla hirviendo, me abracé a ella y comencé, por fin, a dormir plácidamente.

 

 EnriqueTarragóFreixes

Publicado en Sin categoría | 8 comentarios

Qué me espera?

 

11 noviembre 2019

Ningún escenario mejor para reaparecer que el de uno de mis mejores momentos, un lugar cualquiera de tantos y tantos de los de mi feliz infancia.

– Me preguntaban y me preguntaba, anoche, en un utópico foro de gente imprevisible: “¿Enrique, como definirías tú las sensaciones y facilidades que te ofrece el poder cuando lo posees en un entorno profesional cercano, muy cercano, donde las puertas del favor, de las sensaciones, del éxito compartido y de la proximidad,  te hace cómplice del pecado más simple cual es el de aprovechar el momento o los momentos que dicho poder te presenta y permite?”

– Más adelante en el tiempo de la inoportuna noche, alguien volvió a preguntarme”: “¿Enrique, sabes en qué consiste la infidelidad matrimonial y si existe la infidelidad espontánea fruto de un endulzamiento de un fondo sensorial inesperado o si ésta puede ser un principio de algo permanente y llegar a convertirse en un convenio práctico-sexual de largo alcance y de contenido por descubrir?”

– Al rato y a eso del tercer café o parecido a eso, a un café,  otro de los utópicos viajantes de mi especial y muy estúpida noche, me pregunta, muy interesadamente: “Enrique, tú crees que la persona a la que puedas llegar a serle infiel, y ser descubierto en ello – en la infidelidad – podrá alguna vez perdonarte por mucho que te esfuerces en explicar que en esa infidelidad no sucedió nunca lo que pareció y que nunca hubo sexo, ni consenso sensual, ni amor invertido o platónico, y que, no obstante y a pesar de todo, en un acto de generosidad impropia, la persona infidelizada te permita volver a tu vida anterior … sin más?

– Más tarde, mucho más  tarde, otro de los “astronautas”, compañeros de esa terrible y enfurecida noche de las tempestades de mi cruel escenario siempre visible, aunque lo oculte con terrones de turrón dulce y grueso, me pregunta, también: “Enrique, se puede ser feliz así, sabiendo que al otro lado de tu cama vive alguien que intenta olvidar tu supuesta traición, que nunca te ha perdonado y que, quizás,  nunca te perdonará?

– Aún y sin despertarme, sólo supe y pude, contestarle al último de mis entrevistadores de esa endemoniada noche: “No“.


EnriqueTarragóFreixes


 
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario